Simples cambios en el diseño pueden mejorar la usabilidad de una aplicación