El correo electrónico me ha hecho más eficiente… en cierta manera: ahora me ignoran a la velocidad de la luz.

– Dilbert