ux -experiencia de usuario

Aunque el título habla de una página web, realmente al plantearnos estas preguntas podemos mejorar cualquier producto o servicio sin necesidad de que sea un producto digital.

UX es la abreviación de User Experience (Experiencia de usuario), ah magazo! he descubierto lo obvio, vamos a profundizar un poco más en el tema.

La experiencia de usuario es una disciplina compuesta por varias metodologías, agrupa diferentes  conceptos como la arquitectura de información, la usabilidad, el diseño de interacción, el diseño visual y muchos otros.

Lo que intenta es contar una historia, sobre como un producto o servicio puede hacer mejor la vida de una persona, como podemos hacer más feliz a un cliente o a un usuario.

Diseño centrado en el usuario

Cuando hacemos parte de una empresa que quiere crear un producto por lo general tenemos claros los objetivos de la empresa como genererar ingresos, posicionar marca, mayor participación de mercado; pero crear un producto con sólo esto en mente es crear un producto al que le hace falta  un propósito mayor, al incluir al usuario en el proceso de creación de un producto vemos que se puede lograr este balance entre lo que el usuario necesita y lo que el negocio necesita, la mejor forma de lograr los objetivos del negocio es teniendo clientes felices con nuestro producto (página web, aplicación móvil). Suena obvio y muy bonito, pero crear este tipo de cultura a nivel empresarial supone un reto importante.

La experiencia de usuario trata de responder las siguientes preguntas sobre el usuario que utiliza un producto o servicio:

1. ¿Quién es el usuario?

Cuantos años tiene, que nivel de educación, que nivel de experiencia tiene con la tecnología.

Es muy importante conocer nuestro público objetivo, la peor estrategia es no tenerla y pensar en que nuestro producto va a ser universal, ideal que lo fuera pero lo ideal es segmentar y construir el producto de forma que si bien lo pueda usar todo el mundo, nuestro público objetivo le pueda sacar el mayor provecho y sienta que fué construído especialmente para él.

2. ¿Porqué utiliza el producto?

Porque usa o usaría nuestro producto, tenemos que ver cuáles elementos del producto van a agregarle valor al usuario, porque nos va a preferir, cuáles son esos diferenciales que la competencia no tiene y con cuales el usuario está más enganchado, que nos hace indispensables y únicos.

En este punto es importante entender que nuestro producto no va a ser el mejor por elegir los mejores referentes de la categoría y tomar funcionalidades de cada uno y crear al final un Frankenstein tecnológico que incluya todas.

Existe una tendencia de las empresas más importantes de tecnología y diseño, las cuales cuentan con productos con gran aceptación por parte de los clientes y que generan experiencias positivas en sus vidas, por lo general estos productos cuentan con algo que es muy difícil de conseguir y es que son simples (funcionalidad limitadas), pero son los mejores haciendo lo que hacen (usabilidad, eficiencia, confiabilidad).

Productos simples y fáciles de usar

3. ¿Dónde utiliza el producto?

Es importante el contexto de uso del producto:

  • ¿Lo utiliza en su oficina?
  • ¿Lo utiliza en su casa?
  • ¿Está sentado o de pie al utilizar el prodcuto?
  • ¿Cuenta con luz suficiente?
  • ¿Está al aire libre?
  • ¿Qué tipo de computador tiene?
  • ¿Qué resolución?
  • ¿Que velocidad de conexión?

Foto de Tricia Wang - http://www.flickr.com/photos/triciawang/5819884503/

En la foto anterior este hombre se quita sus gafas para poder ver mejor en su celular, es posible que vea objetos pequeños mejor sin gafas, o que lo moleste el reflejo de la luz, está sentado en un bus y tiene aproximadamente 50 años.

Son preguntas que permiten hacer consideraciones de diseño en etapas tempranas y que pueden aportar valor al producto.

4. ¿Cuándo utiliza el producto?

Tenemos que considerar cuanto es el tiempo que el usuario emplea utilizando el producto, a veces se crean productos pensando en un usuario principiante, es decir que el producto sea lo más sencillo de usar y que tenga un paso a paso y eso está perfecto, pero para usuarios avanzados lo que para un usuario principiante es una ayuda para el avanzado puede ser un retraso, debemos pensar que hay personas que usan el producto intensivamente y cualquier mejora que hagamos en pro de optimizar su trabajo o aumentar su productividad será muy bien recibida.

5. ¿Qué hace y cómo utiliza el producto?

Si ya existe el producto observamos lo que hace el usuario con el producto, en esta parte son invaluables las pruebas de usabilidad, técnicas como el cardsorting, flujos de usuario, tareas de usuario, perfiles de usuario.

De no existir un producto igual observamos que hace con productos similares.