Jhon Maeda nació en 1966 en Seattle, Washington, es de Estados Unidos, pero tiene sus raíces en Japón.

Es diseñador gráfico, programador de MIT, académico y escritor, en resumen podríamos pensar que tiene mucho tiempo libre o simplemente no va mucho a fiestas.

Recomiendo su libro las Leyes de la simplicidad, es una recopilación de leyes basadas en el descubrimiento de patrones para convertir algo complejo en algo simple, siguiendo una metodología.

No debemos confundir simplicidad con simplista, un producto que sea simple de entender y de utilizar no debe ser aburrido, en este libro se habla de como conseguir este balance entre diversión, funcionalidad y facilidad, algo que podemos aplicar si nuestro trabajo tiene que ver con el mundo digital o la web.

Las leyes de la simplicidad


1. Reducir

La manera más sencilla de alcanzar la simplicidad es mediante la reducción de elementos después de realizar un análisis profundo. Las acciones que más me complacen hacer sobre una interface son las de quitar cosas, suelo usar la frase “peluquear la interface”

 2. Organizar

La organización permite que un sistema complejo parezca sencillo

Si acumuláramos muchos objetos y tuviéramos un espacio limitado para ubicarlos (esto aplica a interfaces en donde necesitamos incluir una gran cantidad de información o funcionalidades), tenemos tres caminos:

A) Comprar una casa más grande. (Que nuestros usuarios tengan monitores más grandes, no la veo muy factible)

B) Poner todas las cosas que no usamos a una bodega.

C) Organizar tus objetos en un sistema coherente. (Arquitectura de información, categorías, cardsorting)

3. Tiempo

percepcion_tiempo

Ahorrar tiempo hace que las cosas parezcan más simples. Cuando alguien espera por algo, puede ser que espere a que se suban unas fotos o se descargue una película, en general cuando el proceso toma más tiempo parece más complicado. En nuestros sitios web debemos medir los tiempos que gastan nuestros usuarios en realizar las tareas y tratar a toda costa de optimizarlos.

Apple hizo un estudio en donde ponía a usuarios a hacer tareas en las que debían esperar, en un escenario esperaban la respuesta del sistema mostrando un reloj indicando que esperaran, en otro escenario se incluyó una barra de progreso, el tiempo que se tardaba en los dos escenarios era el mismo pero los usuarios que vieron la barra de progreso percibieron que el sistema era más rápido. No es lo mismo esperar haciendo una fila en la calle mientras llueve, que hacerlo en una sala de espera con té, galletas y música agradable.

4. Aprender

aprender-simplicidad

Foto de Raúl G. Huergo http://www.flickr.com/photos/ranmagon/

El conocimiento lo simplifica todo. Un simple tornillo puede que no parezca tan simple si no sabes para que lado se puede apretar o soltar, acciones que para nosotros son mecánicas como montar bicicleta o amarrarnos un zapato, antes de aprenderlas cuando éramos niños parecían muy complejas y tuvieron que ser aprendidas, aunque nos raspáramos las rodillas varias veces en el intento.

En este punto podemos tener secciones de ayuda en nuestros sitios web que enseñen a nuestros usuarios a como sacar mayor provecho de las funcionalidades, podemos utilizar ayudas contextuales es decir en el momento que las necesite el usuario.

Por ejemplo si hay consideraciones que deba saber al ingresar una dirección en un campo de formulario,  puedo incluir una ayuda al lado de este campo dando consejos de como se debe incluir dicha información, estoy de acuerdo de que el sistema debería ser inteligente y reconocer los datos no importa como se ingresen, pero a veces hay limitaciones tecnológicas y si definitivamente tenemos que convivir con ellas, si podemos ayudar a que estas limitaciones no afecten tanto la experiencia del usuario.

5. Diferencias

La simplicidad y la complejidad se necesitan entre sí. Hacer que parezca sencillo un diseño requiere hacer que su complejidad sea accesible. Si le damos de comer a un niño sólo dulces en cada una de sus tres comidas, durante un mes, el niño terminará aburriendo y pidiendo otro alimento.

Es importante la labor del contraste en los sitios web, no todo puede ser destacado o sino al final nada lo termina siendo, debemos escoger cuidadosamente que elementos son los más importantes (calls to action) y reservar los tamaños más relevantes y colores con mejor contraste para guiar visualmente a nuestros usuarios para que cumplan las tareas que suplan sus necesidades

6. Contexto

Lo que se encuentra en la periferia de la simplicidad no es nada periférico, sino muy relevante. Hay otros mensajes que rodean aquello que diseñamos. Debemos saber en que contexto específico nuestros usuarios utilizan nuestros sitios, es posible que sólo lo hagan dentro de la oficina y no tengan acceso a audífonos o escuchar un audio, si el mensaje principal de nuestro sitio se cuenta a través de un video no estaremos comunicando lo que necesitamos a la mayoría de las personas que lo necesitan, podríamos tener mensajes alternativos como textos o imágenes.

7. Emoción

evolucion_ipod

Más emociones son mejores, que menos emociones. Debemos emocionar con nuestro diseño. Inicialmente les contaba que no por ser simple el diseño debe ser aburrido o sin personalidad, es muy bello ver cuando un objeto es estético, agradable, me genera emociones y a la vez es fácil de utilizar.

8.  Confianza

Confiamos en la simplicidad. La simplicidad es un camino seguro para la comunicación. Si hablamos en lenguaje común y no utilizamos tecnicismos en nuestra comunicación, nuestro mensaje será entendido por más personas, al pertenecer a una organización o grupo adquirimos un lenguaje en dicha organización, si somos diseñadores web es posible que hablemos de responsive design como una metodología que involucra media queries, jquery, css y html5, si queremos comunicar esto a personas por fuera de este círculo podríamos decir que es un tipo de diseño que busca adaptarse a múltiples dispositivos: pcs, tablets y móviles

9. Fracaso

No es posible hacer algunas cosas de manera simple. A veces, fallar es un ingrediente necesario para la victoria o para obtener la belleza. A veces debemos reconocer que no hay una manera tecnológica para realizar una determinada labor, en estos casos tenemos que acudir a nuestro recurso más preciado: hacerlo con personas y a mano

La perfección en el diseño no se alcanza cuando no hay nada más que añadir, sino cuando no hay nada más que quitar – Antoine de Saint Exupéry’s

10. La única

La simplicidad consiste en quitar aquello que es obvio y añadir lo importante.

Al final me hice un wallpaper por si lo quieren tener con las 10 leyes de la simplicidad